Bodas de Plata de CONFER

27 diciembre, 2018
Zamengoé, dame de beber
26 diciembre, 2018
Obra Social en el Caribe
27 diciembre, 2018
La Asamblea de l@s religios@s españoles de este año, celebrada en Madrid entre los días 13 y 15 de noviembre, ha revestido un carácter especial pues en ella se han celebrado el 25 Aniversario de la constitución de la CONFER unificada (masculina y femenina).
 

E ste acontecimiento provocó, en primer lugar, a un cambio de escenario. La gran cantidad de asistentes obligó a convocarla en un hotel, pues la sede habitual -una casa religiosa de la ciudad- no hubiera sido capaz de contener a los numerosos participantes.

La Asamblea ha transcurrido bajo el lema: ‘Os daré un futuro lleno de esperanza’. Otro acierto de los organizadores que, con estas palabras del profeta Jeremías (Jer 29,11), nos invitaron a ir más allá de las dificultades, incertidumbres y preocupaciones con las que nos encontramos día a día en la gestión de nuestro presente. No para caer en un optimismo ingenuo, sino para recuperar la ilusión, la conciencia y la pasión de seguir caminando con confianza de la mano de Dios hacia un porvenir que es suyo y en el que prepara para nosotros cosas nuevas.

Hay que felicitar muy sinceramente al equipo que ha preparado este encuentro -integrado por laicos y religiosos- por el gran esfuerzo de creatividad que han invertido en ello. El programa propuesto -sin saltarse las exigencias estatutarias referidas a la comunicación y votación de vocales, memorias e informes- supo proponer con variedad, sensibilidad estética y agilidad una serie de dinámicas que realmente nos ayudaron a vivir estas bodas de plata desde la memoria agradecida del pasado, el compromiso fiel con el presente y la mirada esperanzada hacia el futuro.

Destaco la ponencia conjunta presentada por Emili Turú, hasta hace poco Superior General de los Maristas y Pilar Benavente, Misionera de África. Ambos nos recordaron la importancia de no quedarnos en cuidar el 'contenedor' de la Vida Religiosa, dedicados a la resolución de problemas inmediatos para podernos centrar sobre todo en su ‘contenido’ que es ese ‘vino nuevo’ que Jesús nos ofrece y que necesita ‘odres nuevos’ que le den cabida.

La importancia del evento también se reflejó en quienes, de una u otra manera, quisieron hacerse presente en él. Destaco en primer lugar al mismo Papa Francisco quien, a través del Nuncio en España, nos hizo llegar un mensaje en el que, entre otras cosas, nos recordaba que ‘no se trata de ser héroes ni de presentarnos a los demás como modelos, sino de estar con los que sufren, acompañar, buscar con otros caminos alternativos, conscientes de nuestra pobreza, pero también con la confianza puesta en el Señor y en su amor sin límites’.


 

Además de ello contamos con la compañía del Cardenal Joao Braz de Aviz, Prefecto de la CIVCSVA, quien con su humanidad, cercanía y franqueza nos ayudó a sentirnos parte de una Iglesia a la que enriquecemos con nuestros carismas. Como no podía ser menos, fue él quien presidió la Eucaristía conclusiva.

Al final se nos plantearon tres retos de futuro, tres desafíos para seguir caminando en esperanza: 1. Ser y hacer con otros (eclesialidad, intercongregacionalidad, misión compartida), 2. Comunicación(compartir y visibilizar como buena noticia lo que somos y hacemos) y 3. Corresponsabilidad (para que CONFER sea cosa de tod@s y pueda hacerse cargo de l@s consagrado@s que se encuentran en situaciones de mayor fragilidad).

Siento un profundo agradecimiento por haber podido participar en esta Asamblea-Aniversario pues me ha dejado un poso de esperanza y más ganas de seguir trabajando por una Vida Religiosa convencida de que tiene sentido y orientada hacia el futuro.

P. Emilio Velasco, M.SS.CC.