Fallece el misionero José Ramón Osaba Aedo

2 marzo, 2022
Ordenaciones en África, M.SS.CC.
25 febrero, 2022
Historia de la Ermita de Sant Honorat
15 marzo, 2022
Con dolor y esperanza cristiana, despedimos al P. José Ramón Osaba Aedo, M.SS.CC. que la mañana del 2 de marzo de 2022, pasó a la casa del Padre a la edad de 72 años en Pamplona, Navarra.
 

E l P. José Ramón Osaba Aedo, M.SS.CC., hijo de D. Domingo y Dª. Pilar, nació en Allo (Navarra) el 20 de junio de 1949. A los pocos días, el 24 de junio, fue bautizado. Recibió la confirmación el 28 de abril de 1954.

Comenzó sus estudios en la Escuela Apostólica de Artajona el 16 de octubre de 1959. Ingresó en el Noviciado de los Misioneros de los SS. CC. el 14 de septiembre de 1966 en Sant Honorat (Mallorca). Emitió sus primeros votos el 15 septiembre de 1967 y reafirmó su voluntad de consagrarse definitivamente a Dios en la Congregación el 6 de julio de 1974.

Cursó sus estudios de Filosofía en Lluc (Mallorca) y realizó un año de Maestrillo en Artajona (1969-1970). Luego se trasladó a Madrid para iniciar sus estudios de Teología que acabó en el año 1973.

El día 1 de noviembre de 1974, en una sencilla ceremonia, fue ordenado diácono en la Parroquia de Santa Teresa (Pamplona).

Después de un tiempo de espera, tuvo lugar su ordenación presbiteral. Desde su ordenación de diácono, quedó apalabrado con el Sr. Obispo para la ordenación de presbítero que ocurrió finalmente el 16 de febrero de 1975 en Artajona. Estuvieron presentes, además de toda la Comunidad, el P. General, religiosos y religiosas así como familiares y mucha gente del lugar. Al domingo siguiente, 23 de febrero, el recién ordenado celebró su primera misa en su pueblo natal, Allo.

Tras su ordenación sacerdotal llegó su primer destino a Rwanda. Su vida misionera se desarrolló fundamentalmente en el continente africano, donde se desempeñó también como formador.

Durante su vida misionera en la Delegación de África Oriental (1975-1989), vivió en las Comunidades de Kigali, Kiziguro y Rukara ejerciendo, entre otros cargos, como Vicario de la Delegación. Durante un breve periodo (1984-1985) se trasladó a Bruselas donde realizó cursos de formación permanente en el Instituto ‘Lumen Vitae’.

En el año 1989 lo encontramos como Superior en la Casa de San Celso (Roma), donde residió mientras estudiaba una licenciatura en espiritualidad. Tras su estancia en la Ciudad Eterna, su vocación de Formador lo llevó nuevamente hasta Rwanda. Corría el año 1991 cuando abrió una nueva página como Maestro de novicios y Estudiantes. También fue elegido como Secretario de la Delegación ruandesa.

En el año 1994, cuando tuvieron lugar los dramáticos acontecimientos en Rwanda, vino a España y más tarde fue destinado temporalmente a la Delegación del Caribe hasta 1995. Allí acompañó a algunos jóvenes ruandeses que también fueron enviados a tierras caribeñas para continuar su formación.


 


 


Con un nuevo destino en mano, el P. Osaba viajó a Camerún sabiendo que debía asumir una vez más la tarea formativa como Maestro de Novicios y Estudiantes. Era el año 1996 y la Comunidad de Yaundé le acogió con gratitud. También fue Delegado, Superior y Administrador.

Pasó diecisiete años en la Delegación del África Central y en 2013 fue destinado y nombrado superior de la Comunidad de San Celso (Roma). Un año más tarde, tras el cierre de dicha Comunidad, regresa a España y es destinado a la Comunidad de Valencia, donde ejerció como párroco de María Medianera hasta 2021.

Los últimos meses de su vida quedaron muy marcados por serios problemas de salud y la inesperada noticia de su fallecimiento llegó la mañana del día 2 de marzo de 2022, cuando la Comunidad de Artajona comunicó su partida a la Casa del Padre en Pamplona, Navarra, a la edad de 72 años.

El mismo día de su deceso llegaban mensajes de condolencia de quienes le conocieron en las distintas Comunidades. Entre ellos destacan los de quienes fueron formados por él:


‘Ce que nous MSSCC camerounais nous sommes aujourd'hui, c'est grâce à ces premiers pères qui ont accepté la mission au Cameroun. En ce jour où le Seigneur a rappelé son serviteur le P. José Ramon, nous sommes dans une grande douleur. Mais ayant foi en la résurrection des morts, nous lui confions a la miséricorde de Dieu’.

‘Es una triste noticia. Este hombre a veces poco mencionado marcó profundamente mi vida, no fue menos que un Santos o un Mariano en la misión de la Congregación en África. Un humilde religioso MSSCC y persona de oración. ¡Padre José RIP!’.

¡Dios Santo! ¡Es difícil de creerlo! Que el Señor le conceda un eterno descanso. Siempre tu buen corazón, coraje, buenos consejos estarán en Rwanda y Camerún donde diste frutos verdaderamente duraderos. Muchísimas gracias P. José Ramón por todo lo que nos has brindado.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.