JÓVENES EN FORMACIÓN

Formación inicial de los Religiosos M.SS.CC.


L

a formación inicial de nuestros jóvenes religiosos está concebida como un proceso pedagógico que no acaba en sí mismo sino que se abre a la totalidad de la vida. Su objeto es acompañar a quienes llaman a nuestras puertas en un camino de crecimiento que atienda a todos los aspectos que constituyen el ser y el hacer de quien experimenta la llamada a vivir su consagración bautismal como religioso M.SS.CC.


carisma_jovenes_pic1
PRENOVICIADO
  • Prenoviciado de Zamengoé

    (Camerún)
  • Prenoviciado Kiziguro

    (Rwanda)
 

Nuestra espiritualidad cordial -el ‘corazón’ es el núcleo de la persona que armoniza y estructura todas sus dimensiones- nos obliga a plantear una formación integral. En ella, cada candidato podrá madurar su vocación como ser humano, como seguidor de Jesús, como religioso y como Misionero de los Sagrados Corazones, de modo que alcance esa ‘unidad de vida’ que caracteriza a la persona plena y realizada y es por tanto la meta ideal de todo itinerario formativo.

NOVICIADO



Además, queremos dar a nuestros hermanos jóvenes la oportunidad de experimentar la dimensión misionera de la Congregación ya en la etapa formativa, de modo que puedan discernir más fácilmente si es esa la vocación a la que son llamados por el Señor.

  • Noviciado de Butare

    (Rwanda)
  • Noviciado de La Islita

    (Santo Domingo)
FILOSOFADO



De ahí que nuestras casas de formación se hallen actualmente diseminadas por la geografía congregacional, tanto en África (Rwanda y Camerún) como en América (Argentina y República Dominicana).

  • Filosofado de Yaoundé

    (Camerún)
TEOLOGADO
  • Teologado ’22 de Enero’

    (Buenos Aires, Argentina)
  • Teologado de Lugano

    (Buenos Aires, Argentina)
  • Teologado de Sto. Domingo

    (Rep. Dominicana)
 



Tras el Prenoviciado, el Noviciado y el Filosofado nuestros Estudiantes M.SS.CC. continúan la formación en alguno de nuestros Teologados Internacionales donde culminan la etapa de la formación inicial que de ordinario se corona con la ordenación sacerdotal.

 

Nos formamos pues como religiosos y como sacerdotes, pues ambas dimensiones están integradas en nuestra identidad carismática. Y lo hacemos además junto a los Laicos M.SS.CC. con los que nos sentimos parte de una misma Familia Sacricordiana.