Despedimos al P. Rafael Carbonell

26 marzo, 2019
La Revolución de la Ternura
12 marzo, 2019
Víctimas y Mártires en la Memoria Democrática
10 abril, 2019
Con dolor y esperanza cristiana, despedimos al P. Rafael Carbonell Mestre, M.SS.CC., que el día 21 de marzo pasó a la casa del Padre a la edad de 97 años, confortado con los Santos Sacramentos.
 

E l P. Rafel nació en María de la Salud (Mallorca-Illes Balears) el 27 de diciembre de 1921. Su familia trabajaba el predio Son Llompart, y Rafel creció en contacto con la naturaleza y en un ambiente de piedad.

En enero de 1932 sintió la llamada vocacional cuando los MSSCC predicaron la misión en su pueblo natal. Así que entró en la escolanía de blauets, donde cursó las Humanidades y el 17 agosto de 1938, junto con otros compañeros, empezaron el noviciado en San Honorato. El 31 de mayo de 1947 fue ordenado presbítero.

Enviado a Roma, acabó el cuarto de teología en la Universidad Gregoriana, en vistas a estudiar Derecho Canónico, pero nunca pudo realizar este plan pues tuvo que ejercer la docencia en el "Col•legi dels Sagrats Cors" de Sóller, donde estuvo dos años. Después pasó a la residencia de Palma para dirigir la imprenta Sagrados Corazones. Ahí creó un coro infantil, que todavía lo recuerda (otra de sus pasiones), y se dedicó a lo que sería uno de sus ministerios preferentes: la predicación.

En 1952 es destinado al Seminario de Río Cuarto (Argentina) como profesor de teología, de griego y Director espiritual, donde estuvo catorce años. Uno de sus alumnos, el obispo de Quilmes, Carlos José Tissera, lo recuerda así: “Lo que emprendía lo hacía con gran pasión. Desde su amor a la fotografía, hasta la organización de peregrinaciones; su fervor en la oración y dedicación a la enseñanza. Era un alegre testigo del Reino.

En Río Cuarto, por años fue el animador de la pastoral vocacional... (Aquellos misioneros) Sólo cultivaron las vocaciones sacerdotales para nuestra diócesis... Ejemplo de generosidad y de eclesialidad.

Quien nos hacía cantar a María; quien enseñó a desgranar las cuentas del rosario con su piadoso ejemplo; quien nos inició en la costumbre de besar su imagen cada noche al retirarnos a descansar; quien me llevó con tanto gozo hasta el mismo Santuario de Lluc; ese hombre pequeño de estatura, pero de tan grande corazón, nos lleve en su corazón para presentarnos a la Reina del Cielo, a quien tanto amó en la tierra y la honró con su Servicio”.

En 1966 el P. Rafael fue destinado a Roma como Superior y encargado de la iglesia de Santos Celso y Juliano. En los años 1966-1969 sacó la licencia en teología en el Angelicum y frecuentó el Instituto de Moral Alfonsianum.

Los años 1969-1975 tuvo el cargo de Superior General de la Congregación. Durante el sexenio se crearon las distintas Delegaciones que forman el Instituto y se aceptaron las primeras vocaciones caribeñas.


imgblog_noticia_DLM2019004_002

Comunidad de Palma.

imgblog_noticia_DLM2019004_001

 

Finalizado el período, fue destinado a Palma, donde se dedicó a la predicación en parroquias y a dar Ejercicios en varias diócesis de Mallorca y Puerto rico. En 1976 consigue una beca para estudios bíblicos en Jerusalén. Allá frecuentó l'Ecole Biblique de los Padres Dominicos y el Institutum Bíblicum de los Franciscanos. Tanto se entusiasmó con la visita de los Santos Lugares, que luego fue encargado de la Casa de Estudios de Santiago y organizó muchas peregrinaciones a Tierra Santa.

Fue superior de las comunidades de Palma y de San Honorato. En octubre de 1987 es destinado a Puerto Rico para dedicarse a la predicación. En febrero de 1989 regresó a España debido a una enfermedad. Repuesto en unos meses, reinicia las Peregrinaciones y Viajes bíblicos. Con excepción de un breve período, residió en la capital mallorquina, primero como superior y luego como anciano que necesitaba cuidados.

Colaboró también, así como pudo, con las Casas de Formación de Rwanda, Camerún y República Dominicana. Su corazón guardó siempre un lugar especial para sus antiguos alumnos de Río IV, a donde pudo regresar en 2005 para saludarles.

El P. Rafael manifestó en varias ocasiones que su visita a la Reina de la Paz (Medjugorje, 1992) cambió para siempre su vida. De modo que se convirtió en director de peregrinaciones y de más de 200 peregrinos a los que acompañaba semanalmente con sus homilías y consejos. Radio María fue otro de los canales que le sirvieron para su pastoral evangelizadora.

Aunque sufrió algunas depresiones muy oscuras, nunca perdió la esperanza y se definía como un hombre feliz, joven de espíritu, siempre preocupado por la renovación de la iglesia. Murió de un ataque al corazón el 21 de marzo de 2019, una muerte dulce que le despertó a los brazos de su amada madre del cielo.

Jaume Reynés Matas, M.SS.CC.